MESAS DE EXAMEN DE DICIEMBRE EN VIRTUALIDAD

RUMBO A PARITARIAS: RELEVAMIENTO Y REUNIONES CON DIRECTORES/AS

Las y los docentes venimos desplegando en la virtualidad y frente a la emergencia un enorme esfuerzo para sostener la cursada de estudiantes de la UNAJ. A partir del compromiso de la docencia de la UNAJ con el derecho a la universidad, venimos poniendo el cuerpo entero a la desgastante  tarea (poco visible y reconocida) de pensar formas para evitar el alejamiento de estudiantes de sus trayectorias académicas. Con este ánimo abordamos hace unos meses la discusión paritaria sobre las mesas de exámenes para la finalidad, donde nuestrxs derechos laborales quedaron adecuadamente cubiertos y pudimos avanzar en la reglamentación de esa tarea que conforma nuestra labor habitual. 

Nos han convocado ahora para avanzar en la discusión sobre mesas de examen final “normales”. Con la misma concepción que para la terminalidad pero atendiendo el hecho de una escala muchísimo más importante de las convocatorias previstas para diciembre-febrero, decidimos encarar dos estrategias: a) un relevamiento sobre dificultades y propuestas que emergieron en las mesas de terminalidad y, b) mantuvimos reuniones con lxs directorxs de cada instituto a fin de comprender las realidades particulares de cada unidad y poner en conocimiento a su vez las experiencias de nuestrxs compañerxs. Encontramos en todxs comprensión a nuestras posturas y coincidencias en algunas perspectivas de formas, tiempos y prioridades de abordaje de las cuestiones docentes.

A esta altura del año producir y leer un prolongado documento detallando cada una de las particularidades pero queremos poner en común algunas de las temáticas abordadas de cara a la discusión de la paritaria sobre mesas de examen virtuales:

  • La necesidad de respuestas personales/atención por parte de sistemas a consultas. Muchxs directorxs plantearon la posibilidad de constituir de mesas de ayuda en el propio instituto, no vinculadas a cuestiones técnicas, sino a otro tipo de situaciones que -como se verificó en el llamado de octubre- suceden,
  • Las dificultades que muestra el manejo del SIU: no puede segmentar por cohorte la inscripción de estudiantes o ni poner un número de inscriptxs a cada mesa, recargando de trabajo al conjunto de la comunidad universitaria. Llama la atención que una base de datos universitaria no pueda cumplir estas funciones básicas. 
  • La acumulación de finales en la virtualidad (por materias no promocionables y/o cursadas no promocionadas) que podría llegar a 6 a fin de este cuatrimestre que se agregan a los de 2019 y 2018. En la perspectiva de la mayoría esta acumulación se asocia al desaliento para seguir con los estudios o a prolongación excesiva de las trayectorias académicas si se usa el tiempo de estudio para preparar finales.
  • La falta de aprobación de materias “practicas” que impide cognoscitivamente la continuidad de los estudios de manera regular o adecuada.
  • La superposición entre el CPU y las mesas en febrero para el caso del Instituto de Estudios Iniciales (donde una materia puede tener hasta 3000 estudiantes con finales pendientes, algo imposible de abordar en este contexto de virtualidad). En el resto de los institutos se piensa un abordaje conceptual del llamado como un bloque diciembre-febrero de modo de ofrecer perspectivas y permitir que lxs estudiantes puedan organizar efectiva y eficazmente sus parciales.
  • Coincidimos en la necesidad de ir graduando dialogada y consensuadamente respuestas institucionales que no hagan recaer el peso sobre lxs docentes exclusivamente o excesivamente. Tambien hubo plena coincidencia que no elegimos ni nos gusta dar clases o tomas exámenes en este contexto pero es parte del esfuerzo y del compromiso que nos convoca este proyecto educativo
  • Se manifestó mucha preocupación por las “copias” como práctica y como obstáculo para algunas formas de evaluación.

Con estos conceptos e ideas nos proponemos sumarnos a la paritaria sin que esto signifique por supuesto resignar o condicionar derechos laborales.

Al mismo tiempo queremos compartir estas conclusiones con todos y todas porque entendemos que el mayor logro que podemos exhibir como docentes comprometidos con la educación popular es el enorme esfuerzo realizado y que el mismo tenga un sentido de inclusión y cuidado, también, de lxs trabajadores docentes.