MANDATOS DE LAS ASAMBLEAS DE ADEIUNAJ

Los días 27 de julio y 4 de agosto realizamos dos asambleas con la participación en total de mas de 130 compañeros y compañeras, con la intención de considerar lo actuado frente a la emergencia de este primer cuatrimestre y pensar colectivamente la acción en el segundo. Fueron largas e intensas discusiones que nos permiten configurar nuestra agenda de trabajo para el segundo cuatrimestre.

Celebramos en el incio el avance en el diálogo con resultados en derechos como la dispensa de tareas por cuidados y situaciones especiales vinculadas al teletrabajo (con goce de haberes) y el acta paritaria local que reconoce la necesidad y los criterios de continuar en el proceso de desprecarización priorizando la fecha de ingreso a la UNAJ. Como conducta y posición de este sindicato vamos a seguir propulsando esta voluntad de diálogo, indispensable para que la crisis generalizada que sobrevendrá a la pandemia no resulte en espacios de conflicto sino de consensos sobre acciones y prioridades.

INCLUSIÓN Y DERECHO A LA EDUCACIÓN; HACIA 40 ESTUDIANTES X COMISIÓN.

Cantidad de estudiantes por Comisión acordes al proyecto inclusivo de la UNAJ

Respeto a la dedicación que se paga a cada docente. Las propuestas de algunas materias exceden las carga y/o ritmos de trabajo de nuestras dedicaciones.

Ampliación de la cantidad de comisiones y previsión de la construcción de nuevas aulas al regreso.


El trabajo virtual demanda más esfuerzo que el presencial y en las condiciones de fragilidad tecnológica (de docentes, de estudiantes y del campus) mucho más. La virtualidad da la sensación de que todos pueden acceder pero se repiten las historias de estudiantes que «no pueden prestar atención en la cocina de su casa», «les da vergüenza mostrar donde viven» o simple y mayoritariamente no pueden afrontar el costos de los datos cuando se organizan videoconferencias.

Las comisiones numerosas generan un “espejismo de inclusión” metiendo muchxs estudiantes en cada grupo mientras que las dedicaciones docentes no acompañan ese esfuerzo: la experiencia de este cuatrimestre nos dice que “una simple no paga 45 estudiantes”.

Ya con solo la virtualidad y las comisiones numerosas aparece la ampliación de la carga de trabajo que como en la encuesta, 77% de nosotros percibe excedida respecto de nuestra ocupación habitual en relación a las mismas dedicaciones. Pero esa ampliación de la carga no se detiene allí.

Discutimos sobre la necesidad del retorno a la política de inclusión educativa que caracteriza a la UNAJ: relación docente/alumno para la inclusión (Art 14° de la UNAJ y Res 69/15 del Consejo Superior).

Las constantes caídas del campus, la pérdida de información y la falta de conocimiento en muchos casos nos marcan un exceso de trabajo que queda no solo invisibilizado sino librado a la suerte o criterio de cada docente que debemos multiplicar nuestro esfuerzo usando mas de una plataforma para completar nuestra labor.

Además de las cargas de trabajo se plantearon en la asamblea también discusiones en torno a los ritmos de trabajo con planificación de dictados que multiplican trabajos prácticos o actividades que demandan mucho mas esfuerzo de dedicación de la que cobramos.

Eso implica asumir la necesidad de ampliar la cantidad de comisiones (sea ampliando dedicaciones o sumando docentes) y la programación urgente de la construcción de nuevas aulas

DERECHO A LA DESCONEXIÓN Y RECESO.

Receso de invierno: de acuerdo con el Acuerdo Cymat Nacional, respeto de 2 semanas de no exigencias laborales entre el 10/8 y el 23/8 como comunicaciones, reuniones, requerimientos, planificación o cualquier otra actividad académica.

Hay materias que demandan reuniones o actividades académicas fuera de la dedicación u horarios acordes de trabajo y cuidado de las y los docentes.

El descalabro producto de la emergencia ha llevado a una modificación abrupta de los calendarios académicos afectando en lo inmediato los recesos de invierno , ese espacio de descanso y recuperación de energías indispensable luego del enorme esfuerzo del primer cuatrimestre, se haya diluido y quienes trabajamos en mas de una universidad no tengamos en algunos casos un solo dia de desconexión.

Los sindicatos del Conurbano, principal región afectada por esta cuestión llevamos el reclamo a Conadu que logro incluirlo en la paritaria nacional sobre CONDICIONES Y AMBIENTE DE TRABAJO (Acuerdo Cymat del 19/6/2020) . Si bien para este año es incumplible la coordinación allí pactada es necesario respetar este periodo atendiendo el derecho a la desconexión. Se planteó la necesidad de que en esos momentos (10/8 al 23/8) no se convoque a actividad académica, se generen comunicaciones o demandas laborales.

Asimismo se planteó la demanda de presencia en encuentros o reuniones de materias o actividades académicas que exceden en demasía las posibilidades de atención de acuerdo a nuestra posibilidades de atender de acuerdo a los horarios familiares o dedicaciones por lo que resulta un tema sensible que genere conflictos entre innecesarios entre compañerxs .

CONDICIONES DE TRABAJO.

Capacitación en educación mediada por tecnologías y cuidado del cuerpo en ese contexto.

Creación de dispositivos institucionales de acompañamiento ante situaciones particulares.

Provisión y/o reparación de computadoras y celulares ante roturas.

Mantenimiento del “espacio PSI” de contención en el segundo cuatrimestre

Entre las variadas descripciones que hacemos de nuestras condiciones de trabajo aparecieron el agotamiento fisico con dolores corporales, mentales y de exceso por falta de capacitación. Estas discusiones se llevaron la mayor parte de la discusión en ambas asambleas.

Nuestros cuerpos sufren por la carga estatica y las posturas forzosas con el consiguiente deterioro de la salud que debemos cuidar por sobre todas las cosas.

La cantidad y variedad de situaciones a las que nos vemos expuestos por esta emergencia en la terminamos siendo el único o principal vinculo con la institución nos pone en situación de responder a cuestiones que desconocemos formas y condiciones de abordaje. Se hace indispensable dar a conocer los disposititvos institucionales ( o constituirlos) para acompañar y re dirigir los relatos de situaciones de violencia doméstica, pobreza, celulares que se descomponen, etc. Enfrentar en soledad estas situaciones que no nos resultan indiferentes implica tambien una carga mental (y laboral) excesiva que resulta necesario atender institucionalmente. Nuestra organización gremial ha generado el «Espacio PSI» para contener estas situaciones y ayudar a nuestrxs compañerxs a sobrelllevar esa situación y/o direccionar a los espacios institucionales.

Estamos enseñando mediante máquinas que como tales sufren desgaste y roturas. Es necesario atender estas situaciones de cara al segundo cuatrimestre, proveyendo a docentes que tengan computadoras o celulares rotos, robados, o deteriorados de los insumos necesarios para desplegar su trabajo. Esto se encuentra entre los compromisos que asume la patronal en el acta paritaria Cymat mencionada mas arrriba (ver)

SALARIOS E INGRESOS.

Continuidad del proceso de desprecarización.

Mantener el poder adquisitivo ante la inflación este año.

Reconocimiento de mayores gastos ante la educación en emergencia.

Recuperación del poder adquisitivo perdido durante el macrismo.

El acuerdo del 4/7/2019 implicaba el compromiso de la universidad de no realizar nuevas contrataciones sobre las existentes. Este «congelamiento» de la planta precaria fue un logro de nuestra lucha durante los años del ajuste con el objetivo de avanzar en la desprecarización de la planta docente. El año pasado se produjo el primer pase a interinatos pero en el inicio de este cuatrimestre la universidad aumento en caso 200 docentes la planta precaria para atender la creciente matrícula .

En ese contexto confuso del inicio del cuatrimestre debimos pelear contra la decisión de abonar sus sueldos fuera de la grilla salarial y además violando los acuerdos alcanzados. Avanzamos en la demanda de que la universidad se siente a la paritaria local y en ese contexto por primera vez firmó que carecía de fondos para hacer las contrataciones en las condiciones que corresponde. También ratificamos el criterio de 2019 por el que se daba priordad para el pase de acuerdo a la fecha de ingreso a la UNAJ.

ADEIUNAJ y nuestra federación CONADU estuvimos en las calles desde el primer momento del ajuste en el felizmente concluido gobierno de Macri y Vidal. Uno de los reclamos desde siempre fue por el financiamiento de la universidad y por el deterioro del poder adquisitivo de lxs trabajadores en general y de los docentes universitarios en particular. Debemos plantear al gobierno, cuyo compromiso al respecto ha sido claro, de recuperar nuestro poder adquisitivo a los niveles de 2015 por lo menos y no perder contra la inflación altísima que nos dejó el gobierno pasado.

En términos de estricta justicia social y laboral corresponde reconocer simbólicamente (algo que se materializó luego de las asambleas) y materialmente los mayores esfuerzos y gastos en los que hemos incurrido en este contexto.

Se debe cerrar en la universidad el ciclo iniciado con Macri por el que frente a cualquier limitación LXS DOCENTES SOMOS LA VARIABLE DE AJUSTE sea por falta de fondos, por exceso de estudiantes, por carga de trabajo. Ejemplos sobran: 390 sin sueldo en 2015, 140 sin cobrar durante mas de un año en 2017, 60 docentes sin designación durante 2019, y 200 fuera de la grilla en 2020. Los relatos de la sobrecarga y los ritmos de trabajo y las condiciones del mismo de estos dias agudiza esta situación que es justo y urgente revertir.